Salud Mental en tiempos de cuarentenas

Según los especialistas, para reencontrarnos con la calma y lograr un mayor sentimiento de bienestar, es importante favorecer una actitud de comprensión ante lo que nos ha tocado vivir durante estos últimos meses.

Detenernos un momento para pensar y comprender todo lo que hemos vivido, probablemente nos ayudará a enfrentar este período con calma y ecuanimidad.

Estamos hace meses en un proceso de distanciamiento e incertidumbre que nos ha llevado a sentirnos vulnerables, desorientados, cansados, con grandes dificultades para anticipar lo que puede pasar, sintiéndonos tremendamente exigidos, poniendo a prueba nuestra estabilidad emocional y todos nuestros recursos. Intentar adaptarnos a esta situación implica tomar conciencia de que el sufrimiento está presente en cada uno de nosotros. En este sentido, lograr empatía con los demás nos ayuda a sentirnos acompañados, comprendidos y unidos con la intención de hacer algo real para aliviar el sufrimiento.

Cuándo consultar con un experto

Hay ciertos cambios que pueden ser esperables y normales bajo esta nueva realidad, sin embargo, cuando los síntomas no permiten trabajar, concentrarse, disfrutar de las cosas, salir sin angustia, etc., es necesario consultar a un experto, ya que se puede estar en presencia de algún trastorno depresivo o ansioso.

Algunas señales de alerta son:

  • Dificultad para dormir.
  • Cambios en el apetito.
  • Irritabilidad.
  • Angustia elevada.
  • Llanto frecuente.

Las cifras de la salud mental

Desde antes del inicio de la pandemia, Chile ya tenía cifras preocupantes en cuanto a la salud mental de la población. De hecho, según la última Encuesta Nacional de Salud Mental, el 15% de los chilenos mayores de 18 años podría tener depresión.

Ahora, después de meses de incertidumbre en los que hemos debido enfrentar una nueva realidad para la que nadie estaba preparado, las consultas asociadas al estrés de los meses de encierrola sensación de falta de libertad y los proyectos truncados se han incrementado en forma importante.

Nuestro cuerpo bajo estrés

El estrés afecta directamente a nuestro organismo causando efectos neurobiológicos. Una persona con altos niveles de estrés libera en altas cantidades la hormona del cortisol, lo que afecta el sistema nervioso central, nos pone en alerta, genera más activación y mayor presión arterial. Todo esto hace que se dificulte pensar con claridad, se acelere el corazón y el cuerpo completo no pueda funcionar bien.

 

Cómo prevenir

En general, las medidas de prevención se relacionan con:

  • Mantener las rutinas.
  • Hacer deporte.
  • Cuidar la alimentación.
  • Practicar yoga, relajaciones y meditaciones.
  • En lo posible, separar el trabajo de la casa.
  • Favorecer instancias de relajo y diversión.
  • Hablar con otros sobre lo que está pasando.
  • Cuidar la higiene de sueño.

 

fuente: CLC

X
Add to cart