No dejar de lado una buena higiene bucal en tiempos de cuarentena

Una alimentación saludable, mantener la mente activa y también preocuparse de la higiene bucal, son primordiales en período de confinamiento, donde la familia debe asumir un compromiso ante estos tres temas fundamentales, principalmente en niños, adultos mayores y pacientes postrados.

Ante el confinamiento, muchos –en broma o quizá no- hablan de cómo están subiendo de peso y de que se aburren en casa, olvidando lo importante que es mantener una alimentación saludable y buscar formas de estar con la mente activa. A ello debemos sumar que no debemos dejar de lado la salud bucodental, ya que en estos momentos la prevención es clave para evitar acudir a urgencia.

La crisis del Coronavirus ha provocado que muchas clínicas y servicios dentales se hayan visto obligadas a dejar de ofrecer su atención dental habitual, o reacondicionando sus atenciones, priorizando solo atenciones de urgencia.

Para abordar lo anterior, la jefa de la unidad dental del Hospital Comunitario de Pichidegua, la odontóloga María Teresa Bulnes de la Hoz, entregó algunos consejos referentes al cuidado bucal, destacando que “en tiempo de pandemia es fundamental que la población tome conciencia en el cuidado e higiene bucal. Para ello se recomienda que no se acerque a los servicios de urgencia con la intención de recibir tratamiento dental electivo (limpieza, tratamientos de caries que no duelen) porque no se están realizando tratamientos, solo casos de urgencia que lo ameriten”.

La odontóloga hace hincapié, principalmente en un buen lavado de dientes por lo menos 3 veces al día con pasta dental con flúor y cepillo suave, nunca olvidar el cepillado de dientes antes de dormir, siendo el momento más importante para realizar higiene en nuestras bocas.

En el caso de niños, el hábito de higiene oral tiene que ser un trabajo constante realizado como familia, pues para lo niños es muy importante el ejemplo de sus tutores, si ven que sus padres se preocupan de su higiene oral ellos van a ir aprendiendo que es importante y será más fácil que adopten el hábito del cepillado.

“La higiene de la boca debe partir desde que aún no hay dientes en ella. Desde bebes hay que iniciar la limpieza de las mucosas (paladar, lengua, mejillas) con gasas para eliminar los restos de leche o alimentos que él bebe pudiera consumir. Al momento de salir los dientes se debe empezar a ocupar cepillo de dientes (puede ser un dedal o cepillo pequeño que venden en las farmacias) y pasta de dientes con flúor en la cantidad adecuada para cada edad después de cada comida. Muy importante ir incluyendo el hábito de no dormir con la boca sucia, así que desde esta edad hay que ir adaptando al niño para limpiar su boca antes de dormir”, explica la profesional.

Además, “a medida que van creciendo los niños, se debe ir cambiando el cepillo de dientes según sus necesidades, este no debe ser muy grande porque es necesario que llegue a todas las zonas de la boca, los filamentos siempre deben ser suaves y rectos, se debe evitar comprar cepillos que tengan gomas entre medio de los filamentos”, destacó la odontóloga.

La profesional enfatizó que es “es fundamental que el cepillado de dientes siempre debe ser supervisado por un adulto y repasado por este mismo por lo menos hasta los 8 a 9 años de edad para poder revisar que la boca quede realmente limpia y que la cantidad de pasta utilizada sea la adecuada”.

Disminución del consumo de alimentos azucarados

En cuanto a la alimentación, la odontóloga del Hospital de Pichidegua hace un llamado a las familias a disminuir el consumo de alimentos azucarados y bebidas gaseosas, “este tiene que ser un esfuerzo en familia. No se gana nada diciéndole a un niño que no puede comer cierto alimento cuando el resto de su familia lo sigue haciendo. Se debe fomentar el consumo de agua potable, frutas y verduras. Agregarle azúcar o saborizante a la leche y no lavar los dientes después de tomarla es muy dañino para los dientes de los niños”.

 Pacientes con dependencia severa

Referente a la higiene oral, debe ser parte del cuidado básico de todo paciente con dependencia severa, “en caso de tener dientes es importante la limpieza cuidadosa de cada uno de ellos, el cepillo a utilizar debe ser suave, de cabezal pequeño para que sea más fácil maniobrar dentro de la boca del paciente. En caso que la persona no pueda escupir la cantidad de pasta debe ser mínima. Si es que la persona muerde al tratar de realizar higiene es bueno utilizar un apoya mordida que puede ser confeccionado”.

“En caso de no tener dientes sigue siendo igual de importante el limpiar su boca después de cada comida, con una gasa húmeda se debe limpiar todas las superficies que hay en la boca (lengua, paladar, mejillas)”, explicó finalmente la odontóloga.

 

Fuente: Minsal

X
Add to cart