Que hacer ante un posible infarto

No hay un orden específico de aparición de los síntomas en el infarto. De hecho, Hay varios síntomas típicos que, en ocasiones, pueden no presentarse.

El síntoma más destacado es el dolor opresivo e intenso en el pecho (como si tuviera un peso grande encima del pecho), que no se modifica con los movimientos ni con la respiración. En ocasiones se difunde hacia la mandíbula, cuello, espalda, o alguno de los brazos. Puede ir acompañado de dificultad para respirar, mareo, sudor frío, palidez, náuseas y vómitos.

Conocer esto es importante a la hora de detectar que otra persona está sufriendo un infarto.

1) Llamar a emergencias

Lo primero es llamar al servicio de emergencias sanitarias para solicitar ayuda, explicando los síntomas del paciente y respondiendo a las preguntas que nos hagan. En este teléfono preguntarán ciertos datos de identificación, como el teléfono desde el que se llama, la dirección donde se encuentra el paciente, el nombre y la edad del mismo, etc.

La dirección es el aspecto más importante que precisan los servicios de emergencia, por lo que debe ser precisa y, en caso de no estar en un domicilio, dar los datos necesarios para la localización de la persona, incluyendo lugares próximos, edificios singulares, etc.

“Nos preguntaran qué es lo que sucede y, en algunos casos, nos pasarán con personal sanitario para que le expliquemos qué ocurre, los síntomas, antecedentes, etc. No pasa nada si no sabemos todos los datos. Lo más importante es explicar lo que vemos y seguir sus instrucciones”.

Aunque parezca que se entretienen, “la ayuda ya está de camino, y lo que hacen es recoger más datos para informar a los profesionales que van a ir a atenderle”

2) Si el paciente tiene antecedentes cardiológicos, darle la pastilla o spray recomendado

“Este tipo de pacientes puede que tengan indicaciones del médico de que, si tienen dolor torácico, se tomen algún tipo de pastilla o spray”. En este caso, se debe ayudar al paciente a que siga estas indicaciones.

3) Sentar o acostar al paciente si está consciente

“Si la persona está consciente,se recomienda que se siente o se acueste y que no haga esfuerzos”.  No hay ningún problema en tocar al paciente, lo que hay que evitar es que camine o haga algún esfuerzo.

4) Tumbarlo de lado si está inconsciente

La enfermera subraya que lo mejor es tumbarle de lado y vigilarle mientras llegan los servicios de emergencias. Insta a desabrochar su ropa si le aprieta, proporcionarle un ambiente tranquilo y ventilado.

5) Realizar la reanimación cardiorrespiratoria en caso necesario

Si es un infarto producido una parada cardiorrespiratoria, habría que realizar la reanimación cardiopulmonar. Si no se sabe hacer estas maniobras, desde el teléfono de emergencias nos indicarán cómo hay que hacerlas.

6) Mantenerse al lado del paciente en todo momento

Es imperativo que el acompañante permanezca al lado del paciente por si la situación cambia (si pierde la consciencia, por ejemplo). En ese caso, debe llamar de nuevo al servicio de emergencias. “Se debe llamar a vecinos u otra gente si tienen nociones de primeros auxilios o si son sanitarios”.

7) No perder la calma

Es fundamental no perder la calma y seguir siempre las indicaciones que nos den por teléfono. Para ello, explica que, en general, las personas actúan mejor si conocen lo que deben o no deben hacer.

Estar informados y tener unas nociones de primeros auxilios seguramente ayuden a mantener la calma. Realizar unas respiraciones profundas y lentas también puede funcionar.

8) Intentar tranquilizar al paciente

El nerviosismo suele ser bastante contagioso. “Lo mejor es mostrarse tranquilo, hablar despacio, sin gritos, con amabilidad y cariño. El contacto físico (una mano en el hombro o una caricia en la cara o en la mano) seguro que reconfortan al paciente.

Recomendaciones para las salidas de los adultos mayores y futuro desconfinamiento

Es muy importante considerar algunos cuidados o medidas especiales para llevar a cabo con precaución y cuidado esta indicación en la población de personas mayores, con el propósito de evitar que se contagien o bien se reinfecten generando un retroceso en la medida.

Al anuncio del Gobierno sobre plan de desconfinamiento denominado “Paso a Paso” para ir restableciendo de manera progresiva las actividades cotidianas en la población, hoy se le sumó una nueva medida que beneficiará a los adultos mayores, quienes a partir del 25 de julio tendrán autorización para salir a la calle por una hora tres veces por semana en zonas en fase 1 y 2, mientras en ciudades con etapa 3 y 4 podrán hacerlo a diario.

Al respecto, Claudia Narváez, Directora de la Carrera de Enfermería de Universidad de Las Américas de Sede Viña del Mar, comentó que “esta medida que beneficia a los adultos mayores de 75 años para salir de sus hogares es un hecho relevante, considerando que son la población qué más tiempo ha permanecido confinada y en condiciones de aislamiento social, debido a su condición de alto riesgo”.

 

Sin embargo, agrega que es muy importante considerar algunos cuidados o medidas especiales para llevar a cabo con precaución y cuidado esta indicación en la población de personas mayores, con el propósito de evitar que se contagien o bien se reinfecten generando un retroceso en la medida.

 

La académica entregó las siguientes recomendaciones:

La exposición y salida de casa debe ser de forma gradual y en compañía. Es importante recordar que para los adultos mayores se hace más difícil el adaptarse a los cambios y si se han mantenido en sus casas en espacios más bien pequeños y conocidos, al momento de exponerse al exterior pueden experimentar episodios de desorientación espacial, llegando incluso a no reconocer su barrio y perderse.

No presionar al adulto mayor a salir diariamente, pues cada persona tiene su propio tiempo de adaptación y capacidad de afrontamiento a nuevas situaciones o condiciones. Por lo tanto, es importante que las salidas sean al ritmo de cada uno, sin juzgar, imponer y sólo acompañar en el proceso.

Todas aquellas salidas deben realizarse cumpliendo las medidas estrictas de protección: uso de mascarillas, distanciamiento físico, limitar el contacto con superficies y personas, uso de alcohol gel, lavado de manos y en lo posible cambio de ropa al momento de regresar a su casa. Estas medidas también deben hacerse extensivas a los acompañantes del adulto mayor.

Evitar asistir a lugares concurridos tales como supermercados, farmacias, verdulerías, entre otros. Se debe preferir en cambio que los paseos se desarrollen en espacios abiertos y con tiempos acotados; de preferencia no superiores a 45 min. Se debe recordar que durante al menos 4 meses el adulto mayor se ha mantenido con escasa o nula actividad física en su domicilio, por tanto, puede experimentar cansancio, dolor muscular y articular.

Preferir momentos del día en que existan temperaturas más altas, como por ejemplo el medio día (como los horarios estipulados por el Gobierno para esta medida, de 11:00 a 12:00 hrs. o de 15:00 a 16:00 hrs.), evitando exponerse a temperaturas frías o bien a cambios bruscos de temperatura, los cuales pudiesen generar complicaciones respiratorias.

Si bien una de las principales dificultades que han debido enfrentar los adultos mayores durante esta pandemia ha sido la soledad que genera el no estar en contacto con sus familias, hijos y nietos, es importante no relajarnos en este contacto y mantener las distancias, pues hasta que no tengamos una vacuna contra el virus, no podremos dar seguridad que compartir con otro no será un riego de contagio.

Y por último, estar atentos a los síntomas que puedan indicar que nuestros adultos mayores se han contagiado de Covid-19.

 

Fuente: Terra.cl

La relevancia del autocuidado durante el Teletrabajo

El concepto de teletrabajo no es nuevo, pero si lo es su aplicación masiva en nuestro país desde que comenzó la pandemia, y ha demostrado que tiene ciertas ventajas, pero también algunas desventajas. La dificultad de separar espacios, la variedad en la interacción, la pérdida entre los límites del trabajo y la vida personal, pueden tener implicancias que perjudican la salud física y también mental. Es por esta razón, que la Dirección de Atención Primaria realiza, una vez a la semana y vía zoom, una jornada de autocuidado, dirigida a aquellos funcionarios que se encuentran trabajando de manera remota y también para quienes están laborando de manera presencial.

El objetivo de lo anterior apunta a mejorar el ánimo, disminuir la ansiedad y evitar el estrés en tiempos de pandemia. “En la casa las personas se mueven menos. Se ha demostrado que la actividad física mejora el ánimo y disminuye la ansiedad. Con ese enfoque realizamos esta actividad. Se trata de una iniciativa de autocuidado que se divide en tres facetas: Baile entretenido, elongación y relajación o mindfulness. Se efectúa con una música específica. La idea es que los participantes lo realicen como ejercicio y que la sigan practicando durante toda la semana. Cabe destacar que los ejercicios de respiración y relajación tienen un montón de beneficios. Te conecta, te pone más consciente, por tanto, es muy recomendable realizarlos de manera periódica”, puntualizó Cecilia Aravena, psicóloga y asesora de la Dirección de Atención Primaria del Servicio de Salud O´Higgins.

Con respecto a los resultados de esta actividad, la sicóloga indicó que “hemos descubierto que la necesidad de compartir con los compañeros está como a flor de piel. Más allá de la actividad, nos damos cuenta de cómo está el otro, nos conectamos con el compañero de trabajo y nuestro equipo. En Chile no tenemos instalada la cultura del autocuidado. Es importante realizar estas pausas que nos mantendrán más saludables y nos ayudarán a obtener mayores herramientas para enfrentar lo que estamos viviendo. Estamos contentos con los resultados y sentimos que podemos contribuir con un granito de arena para todo nuestro equipo para pasar de mejor manera estos tiempos de pandemia que han sido difíciles para todos”.

 

Fuente: MINSAL

La importancia de consumir agua

con solo pensar que el agua constituye 50 a 75% del peso corporal, siendo el contenido de esta sustancia mayor en lactantes y en niños.

Por sus características físicas y químicas, el agua  tiene varias funciones dentro de nuestro cuerpo, entre las que se citan: el mantenimiento del volumen sanguíneo, el transporte de nutrientes y oxígeno, sirve como solvente  en muchos procesos metabólicos y participa en forma activa como reactivo en muchas reacciones químicas, en la regulación  de la temperatura corporal y la eliminación de productos de desecho

Entre los beneficios que trae la ingesta adecuada de agua se pueden mencionar:

– En el tracto gastro intestinal: ayuda en el proceso digestivo y a mantener un adecuado tránsito intestinal evitando el estreñimiento;

– A nivel renal y del tracto urinario: previene la formación de cálculos renales así como también la adecuada eliminación de éstos en personas susceptibles a formarlos y disminuye la posibilidad de desarrollar  infecciones urinarias;

– En el corazón: Reduce el riesgo de problemas cardiacos disminuyendo el índice de problemas cardiovasculares;

– A nivel osteomuscular:  ayuda a mantener lubricadas las articulaciones y los músculos previniendo de esa manera los calambres y evita la fatiga muscular ,

– En la cavidad bucal: aumenta las sustancias para el control de bacterias en la boca y que se encuentran en la saliva; evitando la gingivitis (inflamación de encías), caries y otras enfermedades de la boca

– A nivel bronquial y pulmonar:  disminuye las probabilidades de infecciones virales como la gripe común o la influenza, infecciones bacterianas y la posibilidad en los asmáticos, de sufrir un ataque agudo debido a que ésta  hidrata las mucosas que recubren la nariz, garganta bronquios y pulmones.

– A nivel de piel: mantiene la piel suave e  hidratada, el brillo en el  cabello y las uñas sanas.

– Finalmente diversos estudios científicos han concluido que la ingesta de agua en cantidades apropiadas, reduce un 45%, el riesgo de colon y a la mitad las probabilidades de desarrollar cáncer de la vejiga; debido a que la deficiente hidratación concentra mayor cantidad de sustancias tóxicas y cancerígenas en esos órganos. Y  en estudios realizados en Inglaterra se concluyó  que el estar hidratado reduce en un 79% el riesgo de padecer cáncer de seno.

La cantidad de líquido recomendada para los adultos bordea los 2.5 Lts.,  de los cuales al menos 1.5 lts debieran provenir de productos líquidos y el resto de los alimentos los que también son una fuente importante de agua.

Sin embargo en épocas de verano estas cantidades deberían ser mayores alcanzando los 2.5  a 3.5 Lts/día debido a que el agua se elimina en una gran proporción por la sudoración y por ende se aplica la  máxima que “a mayor calor mayor ingesta de líquido”.

Hay que tener en cuenta  que  las personas con mayores necesidades hídricas, dada su mayor susceptibilidad a la deshidratación son lactantes, niños, embarazadas,  ancianos y  deportistas.

Finalmente es necesario considerar que el hacer deporte también incrementa las demandas de agua por ello las personas que realizan actividad física deben considerar en su rutina una adecuada hidratación antes, durante y después de ejercitar.

 

Fuente: https://www.guioteca.com/

Como controlar la ansiedad

La ansiedad es una emoción que todo el mundo experimenta ante una situación de incertidumbre y amenaza. Prepara a la persona para escenarios que pueden tener un resultado negativo. Es adaptativa y es buena. El problema viene cuando se convierte en patológica y se manifiesta en un grado demasiado intenso y con gran frecuencia. Lejos de ayudar a adaptarse, bloquea al individuo y le lleva a un resultado peor del deseado, pudiendo comprometer su salud física y mental.

A continuación explicaremos detalladamente los pasos necesarios para superar la ansiedad:

1-Informarse de qué es la ansiedad y cuáles son sus síntomas

Hay personas que desconocen que los síntomas que padecen están causados por la ansiedad”. El primer paso para recuperarse es saber qué les está pasando y darse cuenta de los síntomas. “Taquicardias, sudor, aumento de la temperatura, dificultades para dormir, molestias digestivas, etc., son algunos de ellos.

2-Reinterpretar el problema

 

La ansiedad lo que hace es que la persona anticipe unas consecuencias muy negativas por si acaso se producen. Cano aconseja “interpretar la amenaza de forma menos grave,  ser realistas y no magnificar”.

De manera práctica:

•  Razonar si la posibilidad de que ocurra lo peor es tan grande.

•  Preguntarse: “si ocurriese lo peor ¿realmente sería tan grave?”.

•  Poner atención en los problemas sólo cuando se puede hacer algo. “Cuando no hay nada que hacer, hay que seguir la vida normal y atender otras cosas”.

3-Desviar la atención del problema

 

Cuando hay ansiedad la atención está continuamente enfocada al problema, “no dejamos de pensar en lo que nos preocupa”, explica Cano.

“La persona ha de aprender a relajarse, a no centrar su atención todo el rato en el problema. Estar en alerta, pero también descansar y guardar recursos cuando no se puede hacer nada”.

Para lograrlo hay que:

•  Obligarse a pensar en otra cosa.

•  Obligar a hacer algo diferente para distraerse.

4-Interpretar los problemas como un desafío, no como una amenaza

 

La interpretación de las dificultades como un desafío, en vez de como como una amenaza”. Esto permite afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación.

5-Técnicas de relajación

 

También ayudan las técnicas de relajación (muscular progresiva, respiración, imaginación, entre otros). Con ellas se reduce la activación fisiológica, se sueltan los músculos, etc. Cano indica la conveniencia de hacerlo todos los días.

6-Qué hacer ante un ataque de ansiedad o pánico

 

Cuando una persona sufre un ataque de pánico, la ansiedad se descontrola, pierde el control y se asusta ante ese descontrol. “La tasa cardiaca aumenta, se dificulta la respiración, hay hiperventilación, aumento de la temperatura y temblor”.

 

La mejor forma de lograr esto es:

•  Hacer y pensar en otra cosa.

•  Cambiar de tema de conversación.

•  Ponerse a trabajar en algo.

•  Realizar cualquier actividad que permita no darle importancia a los síntomas que está teniendo.

•  En vez de hiperventilar, respirar más lentamente.

 

Fuente: https://cuidateplus.marca.com/

¿ Cómo se diferencian las PCR y los test rápidos de coronavirus?

Las PCR (siglas en inglés de “Reacción en Cadena de la Polimersa”), son un tipo de pruebas de diagnóstico que se llevan utilizando durante años en diferentes crisis de salud pública relacionadas con enfermedades infecciosas. Estas pruebas se están usando desde los primeros días del estallido de la pandemia de coronavirus

Sin embargo, los test rápidos se han incorporado recientemente y, como su nombre indica, son más rápidos y sencillos. Ambos sirven para comprobar si una persona está infectada o no por el Covid-19.

Al realizar una prueba de diagnóstico mediante PCR, lo que permite detectar es un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo. La PCR, cuyo uso es común y rutinario en los laboratorios de Microbiología de hospitales, centros de investigación y universidades, se basa en las características de estabilidad al calor de una enzima polimerasa.

Tras el análisis en un laboratorio de Microbiología de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada, si la prueba detecta ARN del virus, el resultado es positivo. Así, se sabría que ese paciente tiene Covid-19. En cambio, si la técnica de PCR no detecta el material genético del virus, la persona no estaría infectada.

El diagnóstico a través de PCR presenta cierto grado de complejidad. Requiere personal entrenado y preparado para su correcta realización. Las PCR tienen tres características básicas:

  • Alta especificidad: puede diferenciar entre dos microorganismos muy cercanos evolutivamente.
  • Alta sensibilidad: puede detectar cantidades de 20 copias/ml -o incluso menos- de material genético viral.
  • Precoz: se detecta el virus en las primeras fases respiratorias.

¿Por qué han tardado en llegar los test rápidos?

Si, como se ha explicado anteriormente, los test rápidos pueden detectar el virus en menos tiempo que a través de PCR, surge una pregunta: ¿Por qué no se han utilizado antes? La respuesta es que no se ha podido. Hasta que no se ha contado con un buen número de pacientes infectados, no ha sido posible desarrollarlos para poder caracterizar los anticuerpos. Sin embargo, la PCR es una prueba de diagnóstico directo y sí se ha podido hacer desde el primer momento en que se secuenció el virus.

 

a diferencia de la PCR, los test rápidos no identifican el ARN del virus, sino que usa dos métodos distintos:

  • A través de una muestra de sangre, son capaces de detectar anticuerpos producidos frente al virus.
  • A través de muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo, pueden detectar proteínas del virus.

Estos test se basan en una inmunocromatografía en papel, es decir, una plataforma que tiene “pegadas” las proteínas del virus para detectar anticuerpos o anticuerpos específicos para descubrir las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo.

Su rapidez sirve de gran ayuda en estos momentos, ya que presenta una gran ventaja en la situación actual: se pueden realizar en el domicilio de un caso sospechoso. Aunque siempre debe estar bajo la supervisión de un profesional sanitario, ayuda a no saturar los hospitales.

 

Recuerda que puedes encontrar Test rápidos en farmacias Carmen, cotiza en nuestra web o acércate a nuestras sucursales con su debido permiso.

Los beneficios de la actividad física en cuarentena

El deporte y la actividad física permiten al cuerpo mantenerse activo y vigoroso, lo que es esencial en tiempos de encierro y menor movimiento. Además, ayudan a mantener ciertas capacidades físicas que con la inactividad se van debilitando.

Realizar actividad física de manera habitual permite mantener las capacidades musculo-esqueléticas, de tal forma que mantengamos la fuerza y los rangos articulares para que podamos realizar los movimientos que necesitamos en nuestras actividades de la vida diaria. También, ayuda a mejorar la función cardio-vascular, es decir, que la sangre pueda distribuirse en forma adecuada para que llegue a los músculos. Además, aporta beneficios a nivel metabólico y sicológico.

De esta y otras virtudes del ejercicio físico durante períodos de cuarentena, conversamos con el médico fisiatra y especialista en deporte Dr. Raúl Smith Plaza.

¿Es cierto que la actividad física mantiene en buena forma el sistema inmunológico?

Sí, el hecho de que uno realice actividad física y empiecen a funcionar los diferentes sistemas; respiratorio, cardio-vascular, muscular, hace que se active el sistema inmunológico y los diferentes componentes que éste tiene.

Este sistema es como un ejército; tiene infantería, caballería, armamento pesado, etc., y el ejercicio hace que todas estas divisiones se empiecen a movilizar, y a la vez, que se sinteticen nuevos glóbulos rojos que son nuestras defensas, y eso es lo que nos mantiene un poco más prevenidos ante alguna infección.

En este sentido, una persona sana que realiza actividad física, ¿aporta un grano de arena más para que su cuerpo pueda sobrellevar esta pandemia?

El ejercicio es una de las variables básicas para que el cuerpo se mantenga sano, tanto para prevenir una enfermedad como para ir previniendo el desgaste de la maquinaria. Si es que uno hace la analogía del cuerpo con un auto, uno sabe que el auto debe mantenerlo; inflar sus ruedas, echarle bencina, hacerle ajustes, etc. Con el cuerpo es lo mismo.

Lo básico que necesitamos cuidar es mantener una alimentación equilibrada; hacer ejercicio, que nos va a ayudar a mantener los músculos fuertes, y en los adultos mayores a prevenir otro tipo de complicaciones; y mantener un descanso adecuado, es decir, dejar que el cuerpo se recupere, lo que previene además estados de ansiedad o depresión.

Desde el punto de vista físico y mental, ¿Qué es lo que podemos hacer para sobrellevar de mejor manera el encierro de la cuarentena?

Primero hay que diferenciar dos cosas, el sedentarismo y la inactividad física. Sedentarismo es la persona que está mucho tiempo sentado, uno con más de una hora sentado empieza a ver que hay cambios negativos en el cuerpo, por lo tanto si es que uno está viendo una película, trabajando o estudiando con los hijos, debería hacer pausas saludables cada una hora. Es decir, pararse, ir al baño o hacer pequeños ejercicios de elongación, de tal forma de que el cuerpo se reactive.

Lo otro es mantenerse físicamente activo. Acá lo ideal es realizar pautas de ejercicios que se puedan hacer en la casa y que tengan un componente de fortalecimiento; es decir, ejercicios de plancha, de resistencia muscular con pesos, ideal si uno tiene algunos elementos en la casa, o si no los puede realizar con un kilo de porotos o lentejas. Deben ser rutinas que a uno le generen cierto cansancio, ya sea muscular o aeróbico. Por lo tanto combatir el sedentarismo y realizar actividad física son claves.

Aparte de los beneficios físicos de mantenerse activos, ¿Cómo nos aporta la actividad física a nuestra salud mental?

Desde el punto de vista psicológico, para poder sobrellevar mejor este periodo de encierro, lo primero es tener una rutina y pautas de horarios para realizar las distintas actividades como trabajar, realizar las actividades domésticas, comer, compartir con los hijos, etc.

También es necesario ponerse prioridades, porque no vamos a alcanzar a hacer todo en un día, y además definir tiempos de comunicación, colocar un máximo para redes sociales o para ver noticias, porque mucha información sobre la pandemia no es buena, estar conectados todo el tiempo genera angustia.

Lo otro es que dentro de lo posible, mantener el contacto con los seres queridos y al mismo tiempo recuperar el contacto con quienes no hablamos hace tiempo, eso nos va a ayudar a sentirnos acompañados en la soledad de la cuarentena.

Fuente: Ministerio del deporte

No dejar de lado una buena higiene bucal en tiempos de cuarentena

Una alimentación saludable, mantener la mente activa y también preocuparse de la higiene bucal, son primordiales en período de confinamiento, donde la familia debe asumir un compromiso ante estos tres temas fundamentales, principalmente en niños, adultos mayores y pacientes postrados.

Ante el confinamiento, muchos –en broma o quizá no- hablan de cómo están subiendo de peso y de que se aburren en casa, olvidando lo importante que es mantener una alimentación saludable y buscar formas de estar con la mente activa. A ello debemos sumar que no debemos dejar de lado la salud bucodental, ya que en estos momentos la prevención es clave para evitar acudir a urgencia.

La crisis del Coronavirus ha provocado que muchas clínicas y servicios dentales se hayan visto obligadas a dejar de ofrecer su atención dental habitual, o reacondicionando sus atenciones, priorizando solo atenciones de urgencia.

Para abordar lo anterior, la jefa de la unidad dental del Hospital Comunitario de Pichidegua, la odontóloga María Teresa Bulnes de la Hoz, entregó algunos consejos referentes al cuidado bucal, destacando que “en tiempo de pandemia es fundamental que la población tome conciencia en el cuidado e higiene bucal. Para ello se recomienda que no se acerque a los servicios de urgencia con la intención de recibir tratamiento dental electivo (limpieza, tratamientos de caries que no duelen) porque no se están realizando tratamientos, solo casos de urgencia que lo ameriten”.

La odontóloga hace hincapié, principalmente en un buen lavado de dientes por lo menos 3 veces al día con pasta dental con flúor y cepillo suave, nunca olvidar el cepillado de dientes antes de dormir, siendo el momento más importante para realizar higiene en nuestras bocas.

En el caso de niños, el hábito de higiene oral tiene que ser un trabajo constante realizado como familia, pues para lo niños es muy importante el ejemplo de sus tutores, si ven que sus padres se preocupan de su higiene oral ellos van a ir aprendiendo que es importante y será más fácil que adopten el hábito del cepillado.

“La higiene de la boca debe partir desde que aún no hay dientes en ella. Desde bebes hay que iniciar la limpieza de las mucosas (paladar, lengua, mejillas) con gasas para eliminar los restos de leche o alimentos que él bebe pudiera consumir. Al momento de salir los dientes se debe empezar a ocupar cepillo de dientes (puede ser un dedal o cepillo pequeño que venden en las farmacias) y pasta de dientes con flúor en la cantidad adecuada para cada edad después de cada comida. Muy importante ir incluyendo el hábito de no dormir con la boca sucia, así que desde esta edad hay que ir adaptando al niño para limpiar su boca antes de dormir”, explica la profesional.

Además, “a medida que van creciendo los niños, se debe ir cambiando el cepillo de dientes según sus necesidades, este no debe ser muy grande porque es necesario que llegue a todas las zonas de la boca, los filamentos siempre deben ser suaves y rectos, se debe evitar comprar cepillos que tengan gomas entre medio de los filamentos”, destacó la odontóloga.

La profesional enfatizó que es “es fundamental que el cepillado de dientes siempre debe ser supervisado por un adulto y repasado por este mismo por lo menos hasta los 8 a 9 años de edad para poder revisar que la boca quede realmente limpia y que la cantidad de pasta utilizada sea la adecuada”.

Disminución del consumo de alimentos azucarados

En cuanto a la alimentación, la odontóloga del Hospital de Pichidegua hace un llamado a las familias a disminuir el consumo de alimentos azucarados y bebidas gaseosas, “este tiene que ser un esfuerzo en familia. No se gana nada diciéndole a un niño que no puede comer cierto alimento cuando el resto de su familia lo sigue haciendo. Se debe fomentar el consumo de agua potable, frutas y verduras. Agregarle azúcar o saborizante a la leche y no lavar los dientes después de tomarla es muy dañino para los dientes de los niños”.

 Pacientes con dependencia severa

Referente a la higiene oral, debe ser parte del cuidado básico de todo paciente con dependencia severa, “en caso de tener dientes es importante la limpieza cuidadosa de cada uno de ellos, el cepillo a utilizar debe ser suave, de cabezal pequeño para que sea más fácil maniobrar dentro de la boca del paciente. En caso que la persona no pueda escupir la cantidad de pasta debe ser mínima. Si es que la persona muerde al tratar de realizar higiene es bueno utilizar un apoya mordida que puede ser confeccionado”.

“En caso de no tener dientes sigue siendo igual de importante el limpiar su boca después de cada comida, con una gasa húmeda se debe limpiar todas las superficies que hay en la boca (lengua, paladar, mejillas)”, explicó finalmente la odontóloga.

 

Fuente: Minsal

La importancia de una buena salud en adultos mayores y pacientes crónicos

Estas últimas semanas han sido muy difíciles para muchos chilenos, principalmente para la población con mayor riesgo de presentar complicaciones respiratorias graves, incluso la muerte, que son los adultos mayores, especialmente el grupo de 75 años y más y quienes presentan enfermedades crónicas de base.

Al respecto, el encargado del Programa Cardiovascular del Hospital de Pichidegua el médico, José Ignacio Castro, explicó que “nuestros adultos mayores y pacientes con alguna patología base -ya sea hipertensión, diabetes u otra- son la población con mayor riesgo a  infectarse con Covid-19, es por ello que deben resguardar su salud, adoptando las medidas del aislamiento en casa, uso estricto de mascarilla al salir del domicilio, promover y realizar el lavado de manos por lo menos 20 segundos después de haber tenido contacto con elementos ajenos”.

Con respecto al estado de pacientes crónicos, el profesional médico enfatizó que “es muy importante que aquellos pacientes que no han asistido a sus visitas médicas en el último tiempo y estén descompensados deben retomar sus controles; en el caso de aquellos pacientes compensados y en buenas condiciones, es importante que su médico tratante le extendienda su receta de medicamentos por un periodo de 3 a 6 meses según sus patologías”.

Otro grupo de población de riesgo son los pacientes diabéticos, para ellos es necesario la toma de glicemia capilar (en dedo) en caso de malestar general, dolor de cabeza o mareos. En caso de cifras bajo 70, ingerir 1 vaso de agua con dos cucharadas de azúcar blanca. En caso que esté por sobre los 250 con alguno de los síntomas descritos, intentar hidratarse por lo menos con un litro de agua.

Otra de las medidas que deben adoptar este tipo de pacientes es leer las indicaciones de control de glicemia y sus síntomas, registrándolas en el cuaderno de control. La medida más importante siempre será la educación, junto con ello es bueno que realicen una pausa de actividad física diaria, mínimo de 10 minutos, esto acompañado de una dieta equilibrada con nutrientes, que fortalezcan el sistema inmunológico.

Finalmente, el profesional hizo un llamado a este tipo de pacientes y sus familias a brindarles todo el apoyo  y contención durante su periodo de cuarentena, asegurando que tengan acceso a comprar o retirar sus medicamentos, que reciban la inmunización contra la Influenza y vigilar periódicamente que no presenten signos de decaimiento o enfermedad. En caso de cualquier eventualidad, consultar a Salud Responde al 600 360 7777.

 

fuente: MINSAL.CL

La importancia del autocuidado en tiempos de pandemia

El sicólogo del Hospital de Marchigüe, Víctor Madariaga, instó a la comunidad a realizar acciones que colaboren con la protección individual y, por sobre todo, llamó a realizar obras por quienes nos rodean.

El resguardo y los cuidados que tomamos como individuos, con la familia, en el trabajo o en los lugares públicos se ha transformado en el eje más relevante a seguir durante esta pandemia de Covid-19.

La Red Asistencial de O´Higgins también ha tomado los resguardos pertinentes y ha focalizado su atención de salud en las consultas remotas. Es en este sentido, que el equipo de salud mental del Hospital de Marchigüe realiza, diariamente, consultas con sus pacientes, donde enfatizan las herramientas de autocuidado, pero también aconsejan sobre cómo ayudar al otro. En el fondo, los profesionales recalcan el mensaje “que la distancia física, no se transforme en distancia social”. A juicio del equipo, esto quiere decir que colaboremos con mantener los cuidados de confinamiento y cuarentena, en caso de ser necesarios, pero que no signifique alejarnos de nuestros seres queridos y de nuestro entorno. ¿Cómo? Utilizando las herramientas tecnológicas y de otra índole, que nos permitan prevenir, superar o sobrellevar los posibles trastornos que puede traer consigo el escenario que estamos viviendo. Por ejemplo, llamadas o videollamadas a los padres, proveer de canastas de alimentos, retiro de medicamentos de un adulto mayor o enviar un mensaje positivo.

Existen también diversas plataformas como Hospital Digital y la red intersectorial de servicios de salud mental remota, que están disponibles, para que la población pueda consultar.

El psicólogo de la unidad de salud mental de Hospital de Marchigüe y profesional de salud mental del Departamento de Salud Municipal de esa comuna, Víctor Madariaga, aborda este tema.

¿Qué es y en qué consiste la ética del cuidado?

“Nace a partir de una nueva manera de considerar, por parte de la psicóloga social Carol Gilligan, las investigaciones sobre el desarrollo moral en niños y niñas realizadas por el investigador norteamericano Lawrence Kolhberg. Este último llegó a plantear que el desarrollo moral de cada individuo se producía desde la dependencia a la autonomía, a través de la adquisición de valores universales que guían nuestras prácticas y reflexiones morales. Sin embargo, desde esta perspectiva, Carol Gilligan nota que las niñas tendían a presentar un desarrollo menor en cuanto a la moral, lo que la lleva a suponer que podría estar operando un prejuicio de género”.

“Entonces, consideró los planteamientos de las niñas del experimento de Kolhberg como una “voz diferente”, ya que apuntaban a considerar los contextos y las situaciones siendo estos tan importantes como los principios morales universales. Lo que le permitió sostener que el desarrollo moral no necesariamente apunta a una independencia, sino a una interdependencia basada en el reconocimiento de la vulnerabilidad y el apoyo mutuo”.

“Es por eso, que desde esta perspectiva emerge una “ética del cuidado” que resitúa la importancia de las redes de cuidado. De alguna manera, nadie está donde está si es que no ha sido o es cuidado por un otro, y su desarrollo moral dependerá también de estas experiencias y no solo de un aprendizaje abstracto de normas morales. Lo que nos llama a considerar al cuidado no desde una posición inferiorizada y poco relevante, sino como una importante instancia que además responde a los contextos particulares donde ocurre”.

¿Qué aplicaciones desde la ética del cuidado podemos visualizar en los tiempos de pandemia?
“Desde esta perspectiva se pueden realizar productivas lecturas de este tiempo. Por ejemplo, el vocablo “care” en inglés no solo implica la acción concreta de cuidar, sino que apunta a una dimensión, incluso, a una disposición de “tomar cuidado”, “prestar atención” o “preocuparse”. Es decir, la ética del cuidado no sólo incluye aspectos materiales (comida, abrigo, higiene, etc.) sino también inmateriales (afecto, contención, escucha, empatía, etc.), en la constitución y mantención de nuestras vidas”.

“En ese sentido, la pandemia nos muestra la importancia de mantener, de alguna manera, estos regímenes de cuidados, que en tiempos “normales” pasan desapercibidos. Aunque en este contexto a veces han tenido que pausarse algunas prácticas de cuidado en términos materiales (por el distanciamiento físico), no por ello otras maneras ligadas al cuidado inmaterial. Entonces, pensarnos desde la ética del cuidado nos permite considerar la importancia de una red de interdependencia de cuidados que sostiene nuestras vidas y en estos momentos de suma vulnerabilidad, nos permite tomar cuidado del otro y también, de nosotros mismos”.

¿Cómo la ética del cuidado puede contribuir a la salud mental en los tiempos que vivimos?

“Nos puede servir para enfatizar la importancia de mantener contacto con nuestros pacientes y usuarios, con la población que atendemos. Muchas veces en este periodo los tratamientos, que en la actualidad son principalmente remotos, se ven interrumpidos por condiciones sociales, económicas e incluso geográficas. Sin embargo, ha resultado esperanzador constatar que, aunque las condiciones no son las óptimas, el hecho mismo de preocuparse, atender y en ese sentido, cuidar, puede colaborar con disminuir la emergencia de patología en salud mental. Pero también, si no es posible prevenir y considerando los difíciles tiempos que se viven en cuanto a salud mental (desempleo, duelos, trastornos adaptativos, crisis angustiosa y depresivas, intentos suicidas), que los y las usuarios/as sepan que hay alguien del otro lado dispuesto a escuchar, contener y reflexionar junto al usuario sobre ese malestar para buscar estrategias que permitan aminorarlo, ya puede ayudar a hacer este tiempo más llevadero”.

¿Desde la ética del cuidado que mensaje puede entregarle a la comunidad y a los profesionales de salud?

“Los invito a repensar el cuidado como parte fundamental del proceso de constitución y mantención de la vida, esto con el fin de indagar y buscar las estrategias que nos permitan cuidarnos, respondiendo y considerando los contextos donde ocurren estas prácticas. Hoy cuidarnos es cuidar a los demás. A la comunidad en específico es al autocuidado y a no desmerecer las acciones que pueden ir en ayuda de otro, una llamada, un mensaje, una ayuda con algún procedimiento que se pueda hacer difícil en este tiempo a los demás, como por ejemplo las compras de alguien que está contagiado o el retiro de medicamentos de un adulto mayor. También puede contactarse con sus municipalidades y organizaciones sociales del territorio donde habitan. Finalmente, no hay que olvidar también la reciente implementación del hospital digital y la red intersectorial de servicios de salud mental remota disponibles para que la población pueda consultar en el siguiente link.

“Con respecto a los profesionales, trabajadores y funcionarios, el llamado es a pensar la importancia de los cuidados para sus usuarios, pero también para ellos como equipo. Es importante cuidarnos para cuidar, y dentro de los aspectos a cuidar, no sólo está la salud física, sino también la psíquica, como dicen el lema “no hay salud sin salud mental”. En ese sentido, hay que recordar que existe la mesa de ayuda psicológica y apoyo emocional en el Hospital Digital”.

 

Fuente: Minsal.cl

X
Add to cart